Esta en el aire

Algún día el Ángel de la Muerte tocara su trompeta para mí. Pero no se aflija ni lamente mi muerte -dijo viendo que yo estaba llorando- , pues si llegara esta misma noche yo no me negare a contestar su llamado. Pues la vida, después de todo, es sólo una espera. La muerte es todo…

La amabilidad de los desconocidos II

Entra… Y ve aquello que no quiere ser visto.   Pero, hazlo con amabilidad. Porque la ultima puerta sólo puede abrirse por unas manos trémulas y distantes como las tuyas.   […] -M