EL HIMNO DE LA CREACIÓN

No había inexistencia ni existencia, entonces.

No existía la atmósfera ni el cielo que está más allá.

¿Qué estaba oculto? ¿Dónde? ¿Protegido por quién?

¿Había agua allí insondablemente profunda?

 

No había muerte ni inmortalidad entonces.

Ningún signo distinguía la noche del día.

Uno solo respiraba sin aliento por su propio poder.

Más allá de eso nada existía.

 

En el principio la oscuridad escondía la oscuridad.

Todo era agua indiferenciada.

Envuelto en el vacío, deviniendo,

ese uno surgió por el poder del calor.

 

El deseo descendió sobre eso en el principio,

siendo la primera semilla del pensamiento.

Los sabios, buscando con inteligencia en el corazón,

encontraron el nexo entre existencia e inexistencia.

 

Su cuerda se extendió a través.

¿Había un abajo? ¿Había un arriba?

Había procreadores, había potencias.

Energía abajo, impulso arriba.

 

¿Quién sabe realmente? ¿Quién puede proclamar aquí

de dónde procede, de dónde es esta creación?

Los dioses vinieron después.

¿Quién sabe, entonces, de dónde surgió?

 

¿Esta creación de dónde surgió?

Quizás fue producida o quizás no.

El que la vigila desde el cielo más alto,

él sólo lo sabe. O quizás no lo sabe.

 

RIG-VEDA

Gods_AS

 


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s