Poimandres

1. En cierta ocasión, habiendo yo comenzado a reflexionar sobre los seres y habiéndose subido mi pensamiento a las alturas mientras que mis sentidos corporales habían quedado atados, como les ocurre a los que se hallan abrumados bajo un pesado sueño a causa de algún exceso en las comidas o una gran fatiga corporal, me pareció que se me presentaba un ser de una estatura inmensa, superior a toda medida determinable, que me llamó por mi nombre y me dijo:

-¿Qué quieres tú entender y ver, y qué quieres aprender y conocer por medio de tu pensamiento

2. Y yo dije:

– Pero, ¿quién eres tú?

– Yo, dijo, soy Poimandres, Nous de la Soberanía absoluta. Yo sé qué es lo que tú quieres y te acompaño por todas partes.

3. Y yo dije:

– Yo quiero ser instruido acerca de los seres, quiero comprender su naturaleza, conocer a Dios. ¡Oh -dije-, cómo deseo entender!

Él me respondió a su vez:

– Conserva bien en tu entendimiento todo lo que quieres aprender y yo te instruiré.

4. Dichas estas palabras, cambió de aspecto, y de pronto se abrió ante mí en un momento, y vi una visión sin límites, todo convertido en luz, luz serena y alegre, y una vez la hube visto me enamoré de ella. Y poco después, se produjo una oscuridad que bajaba hacia abajo, también sobrevenida, temible y odiosa, que se había producido en tortuosas espirales, semejante en mi opinión a una serpiente. Luego esta oscuridad se fue cambiando en una especie de naturaleza húmeda, agitada de una forma inexpresable y exhalando un vapor parecido al que sale del fuego, y emitiendo una especie de sonido, algo como un gemido indescriptible. Luego brotaba de allí un grito de llamada inarticulado, que yo compare a la voz del fuego.

5. Mientras que, saliendo de la luz… Un Verbo santo vino a cubrir la naturaleza, y un fuego sin mezcla se lanzó fuera de la naturaleza húmeda hacia lo alto, a la región sublime; era ligero y vivo, y activo al mismo tiempo; y el aire, al ser ligero, siguió al soplo ígneo, elevándose hasta el fuego a partir de la tierra y del agua, de forma que parecía colgado del fuego; en cuanto a la tierra y al agua, permanecían en el mismo lugar estrechamente mezcladas una con otra, de forma que no se percibía la tierra como algo independiente del agua: y eran agitadas sin cesar por la acción del soplo del Verbo que se había colocado encima de ellas, según lo que el oído percibía.

6. Entonces dijo Poimandres:

-¿Has comprendido tú qué significa esta visión?

-Lo sabré, dije yo.

-Esta luz -dijo él- soy yo, Nous, tu Dios, el que existe antes que la naturaleza húmeda que apareció saliendo de la oscuridad. En cuanto al Verbo luminoso salido del Nous, es el hijo de Dios.

-¿Cómo, pues? -dije-.

-Tienes que saber qué quiero decir con esto: lo que en ti mira y oye es el Verbo del Señor, y tu Nous es el Dios Padre: no están, en efecto, separados el uno del otro, porque la unión de ellos es la vida.

-Te doy las gracias por ello -dije yo-.

-Pues bien, presta atención a la luz y aprende a conocer esto.

[…]


 

Anuncios

4 comentarios sobre “Poimandres

  1. My dear friend; please, (if you wish…) read the notion of ‘one’ who reached beyond the realm of the mind, in hundreds of occasions:

    Any message, writting, lecture, vision, communication, perception or intuition where the concept or the word ‘god’ appears… is no more than a fake mirage. The most of the times, a delusion occasioned by predator forces, phenomenoms or entities awaiting for the capture of our energy and/or consciousness.

    In that sense, I can assert that the word ‘god’ is the most pernicious black magic mantra ever designed.

    There are lots of predators out there, beyond the phisicality, anxious of beeing adored, respected, feared, and they all try to convince you that they are “god”. That fact is more than obvious by just consulting the Torah (Genesis, Deuteronomy, etc.) the Sumerian tablets, the Mahabharata or even more, the Popol Vuh.

    They feed on your attention and your awareness.

    You must know better than anyone that … the universe needs to devour itself to regenerate its form. Since long before being referred by Cleopatra the alchemist, that is the essence of the archetype ‘ouroboros’.

    There will always be a vector of intention in the cosmos that will try to elongate your hypnosis so that you delegate your power to third parties. In that, in addition, the archetype of ‘authority’ is based.

    And the truth is that, to some extent, it is a pretty perverse game.

    Summarizing: When you’re up there. Never acknowledge any authority and, even less, let yourself be swallowed by any vortex of intention. Take care to always preserve your total freedom.

    Be free. Thats all.

    Le gusta a 1 persona

    1. La palabra Dios debe ser quitada de nuestro vocabulario porque nos separa del Gran Misterio, es como hablar de lo sagrado y lo profano, en algún momento descubrimos que no hay nada profano, todo ES ya. Sin embargo, el lenguaje limita demasiado y al estar hecho de conceptos, el significado que le demos a cada palabra dependerá de nuestro estado de conciencia. He ahí lo complicado.

      Le gusta a 1 persona

      1. ¡Xacto!

        La diferencia entre “divino” y ‘humano’ igualmente responde a un arbitrario criterio de la lengua y de la mente, empecinada en forzar inventarios, nomenclaturas, distingos de separación… tan ilusorios e inútiles.

        Todo lo que nos rodea es idénticamente misterioso y mágico; y de por sí, ya conforma una entidad por sí misma digna de entenderla como una suerte de ‘bendición’… o ‘maldición’ por sus fueros.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s