La Señora Dalloway

A través de todos los tiempos -cuando la calzada era hierba, cuando era ciénaga, a través de la era del colmillo y del mamut, a través de la era del amanecer silencioso- la vieja mendiga -llevaba falda- con la mano derecha extendida y con la izquierda agarrándose el costado, insistía en cantar una canción de amor, de un amor que ha durado un millón de años -cantaba-, amor que prevalece, y hace un millón de años que había paseado con su amante muerto hace siglos, canturreaba, en el mes de mayo. Pero en el transcurso de los tiempos, largos como los días de verano y con el único color, canturreaba, del fuego de los ásteres rojos, él se había ido; la enorme guadaña de la muerte había segado aquellas tremendas colinas, y cuando por fin reposó su cabeza cana e inmensamente vieja sobre la tierra, convertida ahora en simples cenizas de hielo, suplicó a los Dioses que dejaran a su lado un ramo de brezo púrpura, allí en su tumba, que acariciaban los últimos rayos del sol; porque para entonces el espectáculo del universo habría terminado.

[…]

cielos-dramáticos-sobre-brezo-púrpura-y-rosado-en-la-tierra-de-dorset-78763771

Anuncios

2 comentarios sobre “La Señora Dalloway

  1. Autor que aprecio y admiro en camtidad dos juntos hacen el mejor ingrediente intelectual: Uróboros y Virginia Woolf genial! Bravo.
    Abre la mano, abre el espíritu, abre el corazón y la vida te bañará por todas partes. Me quedo con ese lado de la moneda estimada poetizar metaforizar en el celeste incondicional e inconsciente “.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s