Los juegos de la vida y el alma

Yorgos Constantinides, con su calma habitual, me dice:

-La vida es un juego, Adeodato. Si eres agricultor juegas a sembrar y ganar el juego, obteniendo una cosecha. Si eres jurista juegas a ganar ganando el pleito. Todos juegan para ganar. En cambio, cuando juegas al juego de la ascensión del alama, no juegas para ganar. Juegas por el juego mismo… El juego es tu trabajo y también tu recompensa.

Me cabe una duda: ¿Siendo tan joven, estaré aprovechando bien el juego del alma? ¿Debo dedicarle más tiempo? Yorgos disipa mis dudas:

-Cuando juegas el juego de ascensión del alma no existe el tiempo de la tierra. En un instante puedes vivir experiencias que abarcan una vida.

-Pero Yorgos, a veces me doy cuenta que soy tan ignorante. Ya casi no leo libros por estar separado de mi padre. No sé qué es lo que los demás piensan. Lo que los demás buscan o quieren.

-Cuando juegas el juego de la vida, las limitaciones las ponen los demás. Ellos deciden, de alguna manera, con sus preferencias. Si eres constructor levantas lo que la gente quiere. Si eres barquero cruzas el río cuando otros lo requieren. En los juegos de la vida siempre dependemos de las necesidades de los demás. Pero en el juego de la ascensión del alma, nadie decide por ti. En ese proceso tú te dejas llevar y lo juegas libremente.

-Pero Yorgos, no importa lo que hagamos, siempre hay algo que querremos alcanzar.

-En los juegos de la vida la gente siempre busca un premio. Puede ser dinero, fama, amor o cualquier cosa. En el juego espiritual la recompensa es la experiencia misma de la ascensión del alma. Lo haces sin miedo, libre de poderes y honores. Eso te hace, poco a poco, cercano a la verdad.

-¿Y a donde voy a llegar en mi viaje Yorgos?

-Al infinito muchacho… al infinito. Tu viaje no tiene destino. La perfección del alma solamente termina cuando llegas hasta Dios. El amor y la felicidad verdaderos están dormidos, como la planta en la semilla. El alma los incuba para hacerlos germinar. Cuando estableces contacto con el alma te sientes fuerte, plural, invulnerable. Mientras puedas vivir dentro del silencio, el alma te hablará.

-¿Y eso es natural? ¿No estoy evitando hacer lo que otros hacen?

-No puedes ir contra la naturaleza. Cualquier cosa que hagas esta dentro de ella. No puede existir nada antinatural. Mientras vivas, por mucho que inventes, siempre estarás ejerciendo las posibilidades de la naturaleza.

Cuando Yorgos Constantinides se va, al hundirse el sol en el abismo, quedo pletórico de paz. Yorgos y Alipo me hacen conservar mi fe en la humanidad. Yorgos es sereno y lleno de sabiduría. Alipio fogoso, servicial y deseoso de aprender.

Yo estoy un poco triste porque hace tiempo no veo a mi madre ni a mi padre. Creo que cuando nos olvidan nos morimos un poquito. Y sólo cuando nos olvidan totalmente, terminamos de morir.

Es gracias a mi amigo Alipio que he podido sobrevivir. Pero trato de ser feliz y agradezco lo que recibo, tal vez sin merecer.

El muchacho azul (fragmento) – John de Abate

closed-eyes-2

Closed Eyes, c.1894 – Odilon Redon


Anuncios

2 comentarios sobre “Los juegos de la vida y el alma

  1. Sin estar triste contento a corum reafirma el juego de la vida, las limitaciones las ponen los demás una especialista que ve mas haya de la montaña nota el bello sentimiento de sin límite decir que buen blog de calidad!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s