Es una promesa

El frío de la tarde murmura sobre la noche que se aproxima,

me pregunto si seré capaz de escucharle,

o si saldré corriendo hasta quedar exhausta y rendida.

Es una luz muy extraña la de esta hora,

no deslumbra, revela.

Veo a una niña caminar hacia un jardín olvidado.

Sostiene aprensivamente una pequeña caja de madera,

ha encontrado el lugar perfecto, por fin.

Sus dedos nerviosos penetran la tierra,

a profundidad.

Todo ha de quedar cubierto.

A lo lejos la Vida.

Curiosa escena y, a riesgo de no ver el final de aquella singularidad infantil, le dije:

-Te están llamando ¿No escuchas? Ve a jugar con ellos.

Pero mi voz no la alcanza, y nunca fue necesaria.

Ella los escuchaba perfectamente,

pero no puede volver hasta que haya terminado su trabajo.

Esta cubierta de tierra,

tiernamente se despide de lo que deja atrás.

¿Qué había dentro esa caja?

No lo sé, pero de su llanto se ha escapdo lo siguiente:

-“Te voy a extrañar. Te prometo que me voy a portar bien. Y un día, cuando sea mayor voy a volver por ti”.

Mira con una extraordinaria tristeza las siluetas que se alzan a lo lejos, entre rondas y juegos.

En ese momento, presiento que ella podría quedarse para siempre en ese jardín,

platicando con el fantasma que yace bajo tierra.

Pero sabe que los otros niños son caprichosos,

y que, si no vuelve pronto,

nunca volverán a invitarla.

Y a quien le gustan las niñas solitarias.

Se ha puesto de pie, con una fuerza que no le corresponde. Y, supongo que fue eso lo que me llevo a decirle:

-“Ve, y cuando el sopor del olvido amenace esta promesa, yo te recordaré que existen seres luminosos que esperan por nosotros en pequeñas cajas de madera, entre columpios y margaritas”.


Anuncios

6 comentarios sobre “Es una promesa

  1. Lo mejor del texto es motivar al lector a que se conmueva mediante lo que dice la autora : Se ha puesto de pie, con una fuerza que no le corresponde. a fin del momento repito se ha puesto de pie y por tanto en ese salto cualitativo se encierra su vital belleza y formidable estética cotidiana del tedio se convierte en grato momento y cariño de profundidad cierta o particular!!

    Le gusta a 1 persona

    1. El tono es profundo y se llega a percibir el origen de la escritura en un espejo humeante de la amistad desdibujada por el deseo de conocer la verdad sentida y al acrecentar su plumaje vuela al sentido y ls falta de abismo vacio se llena de ser amigo tuyo.

      Le gusta a 1 persona

      1. Es en lo cotidiano donde se encuentran las más profundas revelaciones, pero sólo para “aquellos que están acostumbrados a ver en las cosas más que las cosas”, como diría Víctor Hugo.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s