La poesía del alma enamorada: san Juan de la Cruz — Anagnórisis

Como el ciervo huiste,
habiéndome herido;
salí tras ti clamando, y eras ido.

Originalmente publicado en El vuelo de la lechuza: Reza el fraile en la celda monástica, compone versos y canta para consolarse. He aquí un místico en estado de secuestro, y no de voluntaria reclusión. Esta es la segunda vez que lo encarcelan. Por eso, sabe que nadie podrá acallarlo, mucho menos las insidias e intrigas…

a través de La poesía del alma enamorada: san Juan de la Cruz — Anagnórisis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s