El Big Bang

En el principio no había nada.

ni espacio

ni tiempo.

El universo entero concentrado

en el espacio del núcleo del átomo

y antes aún menos,

mucho menor que un protón,

y aún menos todavía, un infinitamente denso punto matemático.

Y fue el Big Bang

La Gran Explosión.

El universo sometido a relaciones de incertidumbre,

su radio de curvatura indeterminado,

su geometría imprecisa

con el principio de incertidumbre de la Mecánica Cuántica,

geometría esférica en su conjunto, pero no en su detalle,

como cualquier patata o papa indecisamente redonda,

imprecisa y cambiando además constantemente de imprecisión

todo en una loca agitación,

era la era cuántica del universo,

período en el que nada era seguro:

aun las “constantes” de la naturaleza fluctuantes indeterminadas,

esto es

verdaderas conjeturas del dominio de lo posible.

Protones, neutrones y electrones eran

completamente banales.

Estaba justificado decir que en el principio

la materia se encontraba completamente desintegrada.

Todo oscuro en el cosmos.

Buscando,

(según el misterioso canto de la Polinesia)

ansiosamente buscando en las tinieblas,

buscando

allí en la costa que divide la noche del día,

buscando en la noche,

la noche concibió la semilla de la noche,

el corazón de la noche existía allí desde siempre

aun en las tinieblas,

crece en las tinieblas

la pulpa palpitante de la vida,

de las sombras sale aun el más tenue rayo de luz,

el poder procreador,

el primer éxtasis conocido de la vida,

con el gozo de pasar del silencio al sonido,

y así la progenie del Gran Expandidor

llenó la expansión de los cielos,

el coro de la vida se alzó y brotó en éxtasis

y después reposó en una delicia de calma.

(El poema llegado a Nueva Zelanda de la Polinesia.)

Todo era oscuro en el cosmos.

El espacio Heno de electrones

que no dejaban pasar la luz.

Hasta que los electrones se unieron con los protones

y el espacio se volvió trasparente

y corrió la luz.

Y el universo se inició

como en el oratorio de Haydn.

Antes de la gran explosión

no había ni siquiera espacio vacío,

pues espacio y tiempo, y materia y energía, salieron de la explosión,

ni había ningún “afuera” adonde el universo explotara

pues el universo lo contenía todo, aun todo espacio vacío.

Antes del comienzo sólo Awonawilona existía,

nadie más con él en el vasto espacio del tiempo

sino la negra oscuridad por dondequiera

y la desolación vacía dondequiera

en el espacio del tiempo.

Y sacó su pensamiento afuera en el espacio…

No existía nada, ni existía la nada.

Entre día y noche no había límite.

Todo al principio estaba velado…

O como lo cuentan en las Islas Gilbert:

Na Arean sentado en el espacio

como una nube flotando sobre la nada…

La expansión del universo es

las velocidades provenientes de la gran explosión.

Y un difuso trasfondo de estática de radio

ha quedado flotando,

un vago rumor de radio disperso en el universo

como un eco lejano del Big Bang,

no obstante, el “efecto dialéctrico”

de unas cagadas de palomas

en la antena (una pareja de palomas)

esa estática

es la más antigua señal captada por los astrónomos

(antes de la luz de las galaxias más distantes).

Vaga radiación como un eco de cuando el universo era opaco,

l .000 veces menor y con l .000 veces más calor que ahora,

o sea, cualquier par de partículas 1.000 veces más juntas…

Antes que el cielo y la tierra tomaran forma

todo era vago y amorfo.

Cuando el cielo y la tierra estaban unidos en vacío y pura simplicidad,

entonces, sin haber sido creadas, las cosas existieron.

Esta fue la Gran Unidad.

Todas las cosas salieron de esta Unidad

pero todas siendo diferentes…

Primero era el gran huevo cósmico. Dentro del huevo

había caos. Y sobre el caos flotaba P’an Ku.

Cielo y tierra sin forma.

Todo era vago y amorfo…

En el principio sólo había nieblas.

Nieblas blancas, azules, amarillas.

Las nubes las hizo de niebla blanca.

La noche la hizo de niebla negra.

La tierra la hizo con todas las nieblas.

Él cantó al crear la tierra.

Él hizo la tierra cantando…

Del abismo nació la tierra,

cuando no había cielos ni tierra. Allí donde antiguamente no había cielo.

Primera, segunda, tercera, tres veces cuatrocientas épocas,

miles de épocas.

Sólo por sí mismo, en la Profunda Noche,

Sonó la Primera Palabra,

allí donde no había cielo ni tierra…

El paso de la era de la radiación

a la era presente de la materia.

Antes era tanta la energía de los fotones

que la mayor parte del universo era radiación

y no masa. O podemos decir que todo era pura radiación

sin materia esencialmente.

Pero la era de la pura radiación

empezó solamente después de los primeros minutos

Antes la materia sí fue importante,

aunque una materia diferente de la del presente universo…

En el principio toda densa oscuridad,

sin formas, vacío…

Entonces el Tao no tenía nombre.

Lo tuvo y fue la creación…

Todo inmóvil, todo quieto, todo silencioso, todo vacío,

en el cielo.

No había nada reunido, nada junto,

no existía nada que existiera, solamente inmovilidad,

silencio, en las tinieblas, en la noche…

Caos en que no se-distinguía lo que es, asha,

de lo que no es, drug (del libro que quemó Alejandro Magno

pero fue reconstruido de memoria)

… no había sino crepúsculo…

es lo que cuentan los cunas en sus islas de coral.

Cuando el universo era 10.000 veces menor que ahora

su calor era 10.000 veces mayor.

Hubo un tiempo en que la temperatura era tan alta

que la colisión de protones con protones

producía partículas materiales de la pura energía…

En el principio sólo estaba el Uno sin otros;

ese Ser pensó: deseo ser muchos…

…Él estaba sentado en medio del espacio

y tomó conciencia de sí y que sólo él existía.

Se puso a pensar qué podía hacer. Y lloró.

Sus lágrimas son los Grandes Lagos.

Deseó la luz, y la luz fue hecha…

… Surgió en medio de las tinieblas originales

con su corona de plumas que son gotas de rocío.

La dueña de las tinieblas es la lechuza…

El positrón es la antipartícula del electrón.

Cuando un positrón choca con un electrón

la energía de los dos se hace pura radiación.

(La relación entre partícula y partícula es recíproca,

el positrón es la antipartícula del electrón

y el electrón es la antipartícula del positrón).

Los años no eran la tierra girando alrededor del sol,

no había tierra ni había sol,

el tiempo era el de la órbita de un electrón

alrededor de un núcleo de átomo de hidrógeno…

En aquel tiempo había oscuridad y no había río…

Primero fue un tiempo cero con infinita temperatura.

Una centésima de segundo después del principio

(como los científicos teóricos piensan que fue

inmediatamente después del principio)

el universo era tan simple como nunca lo volverá a ser,

una masa indiferenciada de materia y radiación,

todas las partículas chocando rápidas con las otras partículas.

Por lo que a pesar de la rápida expansión

el universo estaba en un estado de equilibrio térmico,

y la temperatura era 10″ ” K.

Las partículas abundantes eran el electrón con

su antipartícula el positrón.

El calor era demasiado grande para esos electrones y positrones

así que ellos y los fotones no eran más que radiación…

Dos gemelos terminaron la creación.

Enseñaron a producir fuego, a cazar las focas.

Enseñaron también a los hombres a hacer el amor.

Les revelaron los nombres de las cosas…

… Al principio creó dos sexos y los juntó…

A la enorme densidad de comienzo

corresponde una enorme velocidad de expansión.

El “tiempo característico te expansión”, así dicen,

es 100 veces la extensión de tiempo

en que el tamaño del universo aumenta el I por ciento,

la gravitación continuamente retardando la expansión.

Hay un electrón por cada protón

pero demasiado calor para que se reúna un átomo.

Después no hay nada más de interés por 700.000 años.

Entonces los electrones y núcleos formaron átomos.

El universo se volvió transparente a la radiación.

Los átomos recién formados brillaron con gran luz.

Después

las primeras estrellas comenzaron a brillar en las primeras galaxias.

Al desacoplarse materia y radiación

la materia comenzó a formarse en galaxias y estrellas,

la gravedad grávida de estrellas,

grávida después de planetas en derredor de las estrellas,

y 10.000 millones de años después

Weinberg está contando esta historia.

Pero antes de los protones y electrones

1 millón de millones de millonésimas de segundo después del principio

el mundo que existía

“apenas si podría llamársele material”.

(En California): El mundo era invisible.

Transparente como el cielo…

Él existía, Ta’aroa era su nombre en la inmensidad,

no había tierra, no había cielo,

no había mar, ni Tahití.

Existiendo solo, él se convirtió en universo…

La misma idea de ‘partícula’ no tendría sentido,

cada partícula habría sido del tamaño del universo observable

y el universo con una temperatura de

más de 100 millones de millones de millones de millones de millones de grados

a una décima de millonésima de millonésima de millonésima

de millonésima de millonésima de millonésima de millonésima

de segundo después del principio.

… Él hizo la tierra de Hawaii como una concha marina

y la tierra comenzó a danzar…

Es así menos lógicamente posible el que hubiera un principio

antes del cual el tiempo no tendría sentido.

Una temperatura cero

pues menos calor que el absoluto no calor no puede haber.

Un tiempo cero,

un momento del pasado

en el que es imposible que hubiera antes por principio

ninguna cadena de causa y efecto,

ningún antes.

 

En el principio fue una explosión,

pero no una explosión desde un centro hacia afuera

sino una explosión simultánea dondequiera, llenando

todo el espacio desde el principio, toda partícula

de materia apartándose de toda otra partícula.

Una centésima de segundo después

la temperatura era de 100.000 millones de grados centígrados

aún tan alta que no podía haber ni

moléculas ni átomos ni núcleos de átomos, sólo partículas elementales:

electrones, positrones

y neutrinos fantasmales sin carga eléctrica y sin masa

“lo más cercano a la nada que han concebido los físicos”

Y el universo se Herede luz…

La noche oprimía la tierra como selva impenetrable…

… Se dice que cuando aún era de noche,

cuando aún no había luz,

cuando aún no amanecía,

dicen que se juntaron. Dijeron: ¿Quién hará amanecer?…

…Cuando era noche.

Estaba la luz metida allá en una Cosa Grande.

Comenzó a amanecer y mostrar la luz que en sí tenía,

y principió a crear en aquella primera luz…

Al final de los primeros tres minutos

protones y electrones comenzaron a formar núcleos,

primero tos núcleos de hidrógeno,

de 1 protón y 1 neutrón.

No había todavía ni galaxias ni estrellas

sino una masa indiferenciada y ionizada de materia y radiación.

Tendría que haber habido un tiempo

en que la energía de la radiación era mayor

que la energía de la materia del universo.

Y fue la transición de la era de la radiación, cuando

la mayoría de la energía del universo era en forma de radiación,

a la era presente de la materia, cuando la mayoría

de la energía está en las masas de las partículas.

En un principio vivía entre densas y oscuras neblinas

allá donde se juntan el cielo y el mar.

Creó en el mar una isla muy grande la que llenó de vida perecedera…

… Cuando el cielo allá arriba no había sido mencionado

y el nombre de la tierra ni siquiera pensado.

Ningún pantano todavía formado. Y no había Mesopotamia…

…Cuando toda la tierra aún no existía,

y por todos lados era agua,

una bruma inmensa…

La materia siguió dispersándose, dispersándose,

cada vez más fría y menos densa,

y un poco después -unos pocos centenares de miles de años

se había enfriado lo suficiente para que electrones

unidos a núcleos engendraran átomos de hidrógeno y helio,

y este gas por la gravitación se fue juntando, juntando más,

y después apretándose más en forma de galaxias y estrellas;

del presente universo.

… Las estrellas son mujeres

que por la noche encienden fuegos helados.

… Arriba hay una aldea de mujeres

que de noche tejen sus molas junto a lámparas muy fuertes…

… Las estrellas fugaces son excrementos de los astros…

Desde entonces la presión de la materia,

de la sola materia, fue demasiado débil para oponerse

a la unión apasionada de la materia en las galaxias

que vemos en el cielo.

Los ingredientes de las primeras estrellas

proceden de esos tres minutos.

Pero las galaxias estarían tan juntas en aquel pasado

que ni galaxias ni estrellas ni átomos, ni núcleos de átomos,

tenían una existencia separada.

… Antiguamente nuestra tierra estaba en el lugar del cielo…

… En el principio fueron creadas formas con la materia de las nubes

pero sin vida.

Hasta después fue la creación de la primera pareja.

… El Primer Mundo era negro

como lana negra lo sabemos por nuestros antepasados… (dijo el navajo

A Aileen O’Bryan, y dijo que los navajos

habían sabido siempre de la evolución).

Pero si la expansión aumenta y aumenta

aumentará la distancia de las partículas

hasta que el universo entero parezca

un espacio vacío.

Las reacciones termonucleares poco a poco acabándose

en todas las estrellas, quedando sólo una ceniza

de estrellas negras enanas, estrellas de neutrón y hoyos negros,

los planetas girando cada vez más despacio,

sin llegar a pararse nunca en un tiempo finito.

La muerte por entropía.

El cielo por fin totalmente negro.

Ya no habrá distinción entre estrellas brillantes y espacio negro.

O la materia se convertirá nuevamente en radiación

y todo volverá a ser luz.

El universo comenzará de nuevo a concentrarse lentamente.

La concentración será una expansión al revés.

Como si devolvieran otra vez la película

delante de los espectadores aún sentados en la sala de cine,

el cow-boy en su caballo blanco galopando hacia atrás,

la bala disparada a la pistola,

las bocas separadas volviendo al lento beso.

Dentro de diez mil millones de años los astrónomos

¡verán empezar a desplazarse

del rojo al azul a las lejanas galaxias.

El colapso gravitacional del universo.

Cuando el universo sea una centésima de su tamaño actual

el ruido de fondo de la radiación dominará el cielo.

El cielo nocturno tan caliente como el de día en el presente.

Setenta millones de años después será más brillante que el sol.

Las moléculas en planetas y estrellas y espacio interestelar

se irán descomponiendo en átomos

y los átomos en electrones y núcleos atómicos.

Después de otros 700.000 años

la temperatura será de diez millones de grados,

estrellas y planetas licuados en un coctail cósmico

de electrones y núcleos y radiación.

La temperatura subirá a diez mil millones de grados

en los siguientes 22 días.

Los núcleos se quebrarán en protones y neutrones.

Muy pronto entonces electrones y positrones surgirán en gran número

de las colisiones de fotones con fotones,

y los fantasmales neutrinos con sus antineutrínos

harán de todo el cosmos una comunión térmica.

Hasta los últimos tres minutos.

¿Es entonces que se para el tiempo, en los últimos tres minutos?

¿Y más allá sólo hay la temperatura infinita y la densidad infinita?

Más allá de la última centésima de segundo no sabemos más

como no sabemos antes de la primera centésima de segundo

nos dice el autor del libro de los primeros tres minutos.

El universo tendría entonces otra vez

100 millones de millones de millones de millones de millones de grados

pero tal vez la pelota del cosmos siempre rebota

y empezará a expandirse de nuevo,

y su expansión llegará otra vez a pegar contra la pared

y a volver para atrás de nuevo y así

a rebotar otra vez y así otra vez

y otra vez

y así por siempre.

¿Y nosotros qué?

Ciclo sin fin de expansión y concentración

repetido y repetido en infinito pasado

que no tuvo comienzo.

Un infinito rebotar entre infinitos infinitos.

 

¿Y cuál es la importancia de nosotros?

Ningún monumento -piedra o metal- del presente universo.

Vos ser humano mirando en tu ventana las estrellas.

¡En ellas también lloran!

Muerte en accidente de aviación, o elección a presidente.

¿Cuál es la importancia de nosotros?

Uno que dice: mañana es lunes, hay que ir al trabajo.

La esperanza en aquel que fue al lugar de donde no se vuelve

y volvió.

Que se llamó a sí mismo un proceso electromagnético.

Después de todo, la vida es un proceso.

Todo es un proceso,

después de todo.

¿Y por qué nos ha sido dado conocerlo,

y ponerlo todo coherente en un pizarrón negro

con unos números de tiza, y unos cálculos?

¿Y si el universo entero tiende a ser

un sólo ser universal?

¿Y la última etapa de la evolución

el superorganismo universal?

Repitiéndose tras cada Big Bang este universo

para ser mejor cada vez

hasta llegar a ser el cosmos perfecto,

presentes en él todos los tiempos pasados,

recapitulados todos los seres.

Einstein por más que trataba,

fracasaba, sus ecuaciones le daban siempre un modelo no estático

de universo.

ERNESTO CARDENAL – CÁNTICO CÓSMICO


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s