La pureza

Hasta tal punto que podemos hablar hoy de enfermedades morales: a partir del momento en que estas emociones se desvincularon de su objeto original y pasaron a formar parte de lo simbólico e interpersonal, en este momento pasaron a formar parte de nuestro patrimonio moral, de nuestro ethos.

https://wp.me/p47PR-5sn

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s