Cartas extravíadas

Se que desde hace algún tiempo has estado buscándome.

Pero vas a los lugares equivocados.

Yo no existo en ninguna de esas formas. Lo que crees que es, no es más que una ilusión, una mentira.

Una versión distorsionada de lo que debería ser.

Que me divierten los laberintos, si.

Pero te voy a confiar un secreto:

No puedo decir nada porque lo tengo todo, aunque estoy absolutamente vacía.

A mi sólo me encuentras en el poema y frente a tus ojos.

¿Sería posible dejar de correr?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s