La verdad es sencilla, de una hermosa sencillez

Si tienes suerte, lector, en algún momento de tu existencia te encontraras en un callejón sin ninguna salida.

O, para decirlo de otra manera: si tienes suerte, llegaras a una encrucijada y verás que el camino de la izquierda lleva al infierno, que el camino de la derecha lleva al infierno, que la carretera que tienes delante lleva al infierno y que, si intentas dar vuelta, terminarás en un completo infierno.

Todos los caminos te llevan al infierno y no hay escapatoria, no tienes alternativa, nada puede ya satisfacerte. En ese momento, si estas preparado, empezarás a descubrir dentro de ti lo que siempre has deseado pero nunca has podido encontrar.

¿Y qué pasa si no tienes suerte?

Si no tienes suerte, sólo alcanzarás este punto cuando mueras. Y no será un buen panorama, porque seguirás deseando lo que ya no podrás tener jamás. Somos seres humanos, dotados de una increíble dignidad; pero nada menos digno que olvidar nuestra grandeza y aferrarnos a un clavo ardiendo.

Esta vida de los sentidos no puede satisfacernos, aunque el mundo entero nos diga lo contrario, su propósito nunca fue satisfacernos. La verdad es sencilla, de una hermosa sencillez: si queremos crecer, convertirnos en verdaderos hombres y mujeres, tenemos que enfrentarnos a la muerte antes de morir. Tenemos que descubrir lo que es, para poder escabullirnos entre bastidores y desaparecer.

Nuestra cultura occidental nos lo impide cuidadosamente. Medra y prospera, convenciéndonos de que valoremos todo aquello que carece de importancia. Por este motivo, en los últimos cien años, tanta gente se ha alejado de ella, ha pasado a interesarse por Oriente, por cualquier otro lugar: en busca de algún tipo de alimento espiritual, para probar otra cosa. Primero fueron las grandes religiones del Este; ahora se trata de las pequeñas tribus y de las culturas ocultas.

Pero pertenecemos a Occidente. Cuantas más cosas encontramos en Oriente o en otro lugar, más nos fragmentamos en nuestro interior, más vagabundos somos en nuestra propia tierra. Nos convertimos en nómadas, en individuos errantes. Las soluciones que hallamos no son respuestas fundamentales y sólo crean más problemas.

Y, sin embargo, nunca se nos ha dicho una cosa.

Incluso en estos tiempos modernos, aquello que con desgana se describe como percepción mística siempre se relega a la periferia. Cuando no se niega, se mantiene a cierta distancia, en los márgenes de la sociedad. Pero lo que no se nos ha dicho es que en las mismas raícess de la civilización occidental reside una tradición espiritual.

Puede decirse que nos referimos a unos místicos, pero no lo eran tal como entendemos ahora la mística: la idea del misticismo apareció mucho más tarde.

Eran intensamente prácticos, tan prácticos que hace miles de años sembraron las semillas de la cultura occidental y dieron forma a la estructura del mundo en que vivimos. En la medida en que formamos parte de la cultura de este mundo occidental, son nuestros antepasados. Ahora, ajenos a nuestro pasado, nos debatimos en lo que ellos crearon.

Casi solos, pusieron los cimientos de las disciplinas que convertirían a Occidente en lo que ahora es: química, física, astronomía, biología, retórica, lógica. Pero lo hicieron con una comprensión que ya no poseemos, porque sus conocimientos procedían de una sabiduría que para nosotros no es más que un mito.

Y no se debe a que se los interprete mal; eso sólo es una pequeña parte: también sabían que los malinterpretarían. Se daban cuenta de que trataban con niños que se quedarían con los fragmentos que les llamarán más la atención y no serían capaces de ver el conjunto.

Y eso fue lo que sucedió: ya no se valora nada de lo que fue aquella gente ni de sus enseñanzas. Incluso los rastros de su existencia casi se han borrado. Ya casi nadie sabe cómo se llamaban. Algunos fragmentos de lo que dijeron están en manos de unos pocos eruditos, los cuales hacen exactamente lo que Jesús describió: retienen la llave del conocimiento pero la esconden, y no entran ni abren las puertas a los demás.

Pero detrás de estas puertas hay algo de lo que ya no podemos prescindir. Los dones que se nos concedieron ya no sirven y hace tiempo que tiramos el manual de instrucciones.

Ahora es importante establecer contacto de nuevo con esa tradición, no sólo en nuestro beneficio, sino también en provecho de algo mayor. Es importante porque no hay otro modo de seguir avanzando. Y no tenemos que mirar hacia fuera, no es necesario que nos volvamos hacia una cultura distinta del mundo en que vivimos. Todo lo que necesitamos está dentro de nosotros, en lo más hondo de nuestras raíces, esperando que alguien llegue hasta allí.

Y, sin embargo, hay que pagar un precio para entrar en contacto con esta tradición. Siempre hay que pagar un precio y, precisamente porque nadie ha querido pagarlo, las cosas están como están.

El precio no ha cambiado: somos nosotros, nuestra voluntad de ser transformados. Sólo sirve eso, no puede ser menos.

No podemos apartarnos y mirar. No podemos distanciarnos, porque precisamente nosotros somos el ingrediente que falta. Sin nosotros las palabras sólo son palabras. Y esta tradición no existió para edificar o entretener, ni siquiera para inspirar: existio para devolver los hombres a sus raíces.

De manera que es bueno saber de que estamos hablando. Éste no es un libro para satisfacer la curiosidad del lector o crear nuevas curiosidades. Trata de unos hombres que despojaron a sus discípulos de todas sus pertenencias y, a cambio, les dieron lo inimaginable.

A la mayoría de nosotros, esto nos parece un disparate, un sin sentido. Y es exactamente eso, porque se trata de algo que esta más allá de los sentidos. Pero resulta que se trata del mismo sinsentido que dio origen al mundo occidental: un sinsentido tan poderoso pero tan esquivo que, durante miles de años, se ha intentando en vano darle un sentido.

A muchos nos preocupa la extinción de las especies que el mundo occidental esta exterminando. pero casi nadie se da cuenta de lo más extraordinario de todo: de la extinción de nuestro conocimiento de lo que somos.

Este conocimiento desaparecido esta relacionado con el pasado. Y, sin embargo, no tiene nada que ver con éste como lo conocemos. Somos nuestro pasado. Incluso nuestras mañanas son una expresión de nuestro pasado. Nos gusta pensar que podremos avanzar a nuestro futuro y dejar atrás la historia, pero no es posible. Sólo enfrentaremos el futuro cuando nos enfrentemos al pasado y nos convirtamos en lo que somos.

Así que vamos a empezar por el principio: con los antepasados de nuestros antepasados.

En los oscuros lugares del saber – Peter Kingsley

WIN_20171019_13_22_49_Pro

Anuncios

7 comentarios sobre “La verdad es sencilla, de una hermosa sencillez

  1. Ahí está el secreto, tanto de los locos como de los más avezados iatromantes:

    [ “…/… tenemos que enfrentarnos a la muerte antes de morir. …/…” ]

    Y de ahí surge la impronta de deseo que nos impulsa a devenir, no ya solo anónimos, inaccesibles, lejanos sino… totalmente invisibles; condición indispensable para hollar la verdadera libertad y el fin del karma y del samsara.

    Definitivamente… me has convencido: Voy a hacerme con este texto de Kingsley. Y una vez con esas páginas al alcance de mis pupilas sedientas… -desde mi pueril predio de anonimato pretendido-… brindaré por esas gafitas expertas, ilustradas y eruditas… devueltas a su territorio más inisigne.

    Le gusta a 1 persona

  2. “…/… tenemos que enfrentarnos a la muerte antes de morir. …/…” Si, y este es el secreto más intimo de todos los cultos mistéricos de la antigüedad: la experiencia de la muerte, la verdadera y última gran iniciación.

    Esta “muerte del ego” que nos permite disolvernos en medio de un gozo al reconocernos (sentir- nos) Uno.

    “Somos seres humanos, dotados de una increíble dignidad; pero nada menos digno que olvidar nuestra grandeza y aferrarnos a un clavo ardiendo”.

    Le gusta a 1 persona

  3. [ “Esta “muerte del ego” que nos permite disolvernos en medio de un gozo al reconocernos (sentir- nos) Uno.” ]

    XD!!

    ¿QUÉ ingenua -u optimista- suposición te hace pensar que el hecho de reconocernos como… y hasta llegar a fusionarnos en… ‘el Uno’ …comporta una u otra entelequia de gozo, dicha o éxtasis?

    Just asking…

    Le gusta a 1 persona

    1. Como en todo, nuestra experiencia dicta nuestra percepción sobre algo. Con esto me refiero a que mi experiencia más cercana a un estado libre de consciencia-mente ha sido la euforia. Una euforia que es posible sentir en todo el cuerpo, y que te lleva a querer reir a carcajadas y a bailar jajaja. Repito, es bajo mi percepción, en esta realidad secundaria todo es subjetivo.

      Le gusta a 1 persona

  4. Ya…

    Es decir que cuando comprobaste por percepción propia que Tú eras el único ente que existía en el universo y que el resto de seres que considerabas ajenos no eran más que reflejos tuyos creados por ti para poder experimentarte… te sentiste eufórica.

    Incluso la noción de soledad absoluta que aquéllo implica así como el inenarrable cuanto de solipsismo que tal cognición conlleva no te privó de entregarte a una interpretación optimista tras asistir a semejante descubrimiento memorable.

    O… por decirlo en clave de cuestionamiento:

    ¿Saber que no existe nadie más alrededor, excepto Tú, …-rodeada de un infinito vacío- …te ha llegado a propiciar sensaciones …-digamos- …’placenteras’?

    Disculpa mi curiosidad, si tienes a bien. Es que esta precisa cuestión es probablemente la que más perturba mi ser a lo largo de mis últimos eventos “ritualístico-eleusino-chamánicos” en pro de la asunción de una gnosis última en la praxis… -que no en lo teorético-; un sendero que inicié hace ya décadas en aras a la consumación de un conocimiento en última instancia y hasta sus últimas consecuencias; y es que mucho me temo que se trate de un saber que… una vez hallado o incluso remotamente intuido… no siempre agrada a todo el mundo por igual; especialmente llegados a estos matices de observación postrera, terminante y definitiva: La presencia, el atestiguamiento y la concienciación directa de la primera causa; o… la Fuente.

    Y… debido a ello, agradecería de antemano cualquier aportación sincera a ese respecto.

    Le gusta a 1 persona

  5. Todo lo que yo te pueda expresar con palabras será una mentira ¿Sabes por qué fue “placentero”? Porque no esta pensando. No habia conceptos tales como: unidad, seres-otros, observador-observado, fuente, etc.

    Te cuento mi experiencia: estaba simplemente experimentandome a nivel subatomico-energetico, mientras más sentia, más euforia, más risa. Si te soy honesta, este estado de consciencia duro sólo unos segundos porque la loca de la casa (la mente) empezo, precisamente, a preguntarse-abstraer lo que estaba ocurriendo, y el momento se fue.

    Llegue a experimentarme de las plantas de los pies hasta el plexo solar, y fue tanta la euforia que mi mente intervino. Mientras más subia, más gozo, eran unas ganas de saltar, de bailar. No puedo imaginarme como será llegar a la coronilla.

    Si tuviera que responder a tu pregunta sería que a la conexion con la Mente Universal o Gnosis, como tú lo interpretes, se llega primero con el gozo-sentimiento, porque te libera de esta realidad secundaria (mente inferior-dualidad).

    Un ejemplo, cuando reímos la mente no piensa.

    Le gusta a 1 persona

  6. [ “…cuando reímos la mente no piensa.” ]

    No había pensado en ello; -y eso que no me estaba riendo-.

    Se me olvidó en su momento… -aunque no sé si hago bien al incluir aquí el enlace-:

    https://es.scribd.com/doc/312178689/Kingsley-Peter-En-Los-Oscuros-Lugares-Del-Saber-pdf

    And BTW…: Ciertamente memorable esa insigne imagen de sapiencia contenida sosteniendo el texto ducho que inspiró estas reflexiones. Chapeau!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s