Uroboros

“El exterior es múltiple, aparente e ilusorio. El interior es único, oculto y real. El todo no tiene nombre”.


He aquí el misterio: la serpiente Uroboros; es la composición que en su conjunto se devora, se funde, se disuelve y se transforma por la putrefacción. Se vuelve de un verde oscuro y del color del oro a la deriva. De ella proviene el rojo, llamado color del cinabrio. Es el cinabrio de los filósofos. Su vientre y su espalda son de color azafrán, su cabeza, verde oscuro, sus cuatro pies constituyen la tetrasomia, sus tres orejas representan los vapores sublimados.

El Uno proporciona al Otro su sangre; el Uno engendra al Otro. La naturaleza alegra a la naturaleza; la naturaleza encanta a la naturaleza, y no nos referimos a una cierta naturaleza enfrentada a tal otra, sino a una sola y única naturaleza, que procede de sí misma por el procedimiento (alquímico), con grandes penas y esfuerzos. ¡Oh, tu, querido amigo! Aplica tu inteligencia respecto a estas materias y no te equivocarás; al revés, trabaja seriamente y sin negligencia hasta que veas el final (de tu búsqueda)

Una serpiente extendida guarda este templo, quien la doma comienza por sacrificarla después le quita la piel y, tras haber tomado su carne hasta los huesos, construye una grada a la entrada del templo; sitúate encima y encontrarás el objeto buscado. Pues el sacerdote, al principio un hombre de cobre, ha cambiado de color y de naturaleza y se ha convertido en un hombre de plata y, si quieres, pocos días después lo encontrarás cambiado en un hombre de oro.

(Citado por M Berthelot, Collection des anciens alchimistes grecs)

 

quiet1

Anuncios

6 comentarios sobre “Uroboros

    1. Tiene relación, ya ves que el estudio de las Tablas es como piedra angular del estudio de la alquimia. Estoy reuniendo una colección de cuentos o fabulas alquímicas, no hago magia ni mucho menos 😀 Pero les encuentro un cierto placer estético e intelectual, por eso de las paradojas, las imagenes y versículos ocultos. Todo es muy simbolico. Estimula mi creatividad.

      Le gusta a 1 persona

  1. Sistah: Si te mola la alquimia, te recomiendo un viejo libro de alquimia taoísta que… -creo- …que rompe moldes. Hasta Carl Gustav Jüng y su colega Wilhelm le dedicaron una traducción comentada por capítulos que no tiene desperdicio. Se titula “El secreto de la flor de oro”.

    Todavía no me la he acabado entera pero hasta donde he llegado a leer me ha aportado cuatro o cinco puntos de ‘high standing’.

    Para mí en cambio la alquimia me resulta demasiado metafórica, alegórica, simbólica; servidor es de esos de los que tienen prisa; me lo tienen que explicar todo… yendo al grano; no me gustan los acertijos, ¡¡pardiez!! (XD!!).

    Gracias por tus aclaraciones.

    Le gusta a 1 persona

  2. A mi precisamente es la cuestión simbólica la que me interesa, a penas estoy redactando una entrada sobre el uso del símbolo en las escuelas iniciativas, pero resumiendo, es precisamente por que aquello que refiere no puede explicarse intelectualmente ha de intuirse. A partir obviamente de abstracciones, pero al menos en mi experiencia, cuando haces un verdadero click con el símbolo no es a nivel intelectual sino intuitivo. Ahí lo interesante.

    Le gusta a 1 persona

  3. Entiendo; y tiene mucho sentido hacerse eco de la visión intuitiva. Una facultad cada vez más en auge en cierto sector de la población, me parece…

    Supongo que a mis efectos me vendría bien ahondar en la relación entre la iconografía simbólica que propone el Tarot y… tanto el hermetismo en general… como las ulteriores interpretaciones arquetípicas de Jüng a ese respecto. Pero lo cierto es que la sola idea de que operemos tan solo en modo arquetípico ya me genera escalofríos; me parece un indeseable acoso y derribo del, de por sí, escaso margen de libre albedrío que se supone disfrutamos. Mí no ser amigo de las predestinaciones, profecías, los moldes, patrones y… los arquetipos.

    De hecho, una de mis “secret-missions” es romper a ultranza con semejantes límites contenedores… (XD!)

    Le gusta a 1 persona

  4. Si, en eso andamos. Precisamente en ser autoconscientes e identificar como opera esta la arquetipación en nuestro construcción del “sujeto”, e ir más allá. Inmanencia y trascendencia.

    Por cierto, llego a mi “Jung y el tarot” pero es uno de mis pendientes. Imagino que le dedicare algunas entradas 😀

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s