Fui yo quien apago las luces

Qué decir cuando el lenguaje no es suficiente

y la memoria no alcanza a nombrar ese instante en el que se perdió todo,

cuando la tierra jugaba con mis manos

y me esperaba un frasco vació y apagado.

 

No, el discurso es cosa suya,

para mí no hay más que luciérnagas muertas,

un olvido eufórico y reptante,

dos fotografías

y la reminiscencia de un momento de felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s