El cuerpo astral

Arthur Powell

El cuerpo astral del hombre es un vehículo que, a la visión clarividente, no aparece muy diferente del físico; está rodeado de un aura de colores centelleantes y compuesto de materia mucho más fina y sutil que la física; es el vehículo por medio del cual el hombre expresa sus sentimientos, pasiones, deseos y emociones; además sirve como puente y medio de transmisión entre el cerebro físico y la mente, la cual actúa en un vehículo de orden superior, llamado cuerpo mental.

No obstante que todo ser humano posee y utiliza un cuerpo astral, muy pocos son conscientes de la existencia del mismo, y muchos menos son capaces de regularlo y actuar en él a plena conciencia. En la inmensa mayoría de las personas es apenas algo más que una masa amorfa de materia astral, los movimientos y actividades de la cual no están todavía bajo el dominio del hombre real, o sea, el Ego.

En algunos, sin embargo, el cuerpo astral es un vehículo bien desarrollado y completamente organizado, que posee vida propia y que confiere a su poseedor muchos y útiles poderes. Durante el sueño del cuerpo físico, el hombre falto de desarrollo vive una existencia vaga y soñolienta en su cuerpo astral relativamente primitivo, y al despertar su cuerpo físico recuerda muy poco o nada de su vida durante el sueño. En cambio, la vida del hombre desarrollado en el cuerpo astral, mientras el físico duerme, es activa, interesante y útil, el recuerdo de la cual se puede, bajo ciertas condiciones, traer a la memoria del cerebro físico. La vida de una persona así deja de ser una serie de días de conciencia despierta y noches de olvido, para convertirse en vida permanente de conciencia sin solución de continuidad, que alterna entre el plano o mundo físico y el astral.

dream-chair-spinning-gif

Una de las primeras cosas que aprende el hombre al actuar en el cuerpo astral es ir de un lado a otro; pues tal cuerpo posee gran movilidad y puede trasladarse a grandes distancias del cuerpo físico sumido en sueño.

Como el cuerpo astral es el vehículo de los sentimientos y emociones propiamente, el entendimiento de la composición del mismo y de cómo actúa es de gran valor para comprender muchos aspectos de la psicología humana, tanto individual como colectiva; proporciona, además, una explicación sencilla del mecanismo de muchos fenómenos revelados por el psico-análisis moderno.

La clara comprensión de la estructura y naturaleza del cuerpo astral y las posibilidades y limitaciones del mismo es esencial para comprender la vida a la que pasan los seres humanos al morir físicamente. Los diversos “infiernos”, “cielos”, y “purgatorios” en que creen los secuaces de gran número de religiones, se pueden clasificar y se hacen comprensibles tan pronto como se conoce la naturaleza del cuerpo y del mundo astrales.

COMPOSICION Y ESTRUCTURA

La materia astral existe en siete grados u órdenes de finura, los cuales corresponden a los siete grados de materia física conocidos como sólido, líquido, gaseoso, etérico, super-etérico, sub-atómico y atómico. Hasta ahora no se ha dado nombre a tales estados de materia astral, de manera que ordinariamente se los distingue por el número del grado o sub-plano, designándose como primero el más s útil, y como séptimo al de menor finura. Por ejemplo, al hablar de materia astral sólida o densa, nos referimos a la variedad séptima o más baja; al decir materia astral etérica, se entiende el grado cuarto desde arriba y así sucesivamente.

constitución séptuplecolor

Como la materia astral es más sutil que la física, interpenetra a ésta. De consiguiente, todo átomo físico flota en un mar de materia astral, que lo envuelve y llena todos los intersticios de la materia física.

Así, pues, un ser que viva en el mundo astral puede ocupar el mismo espacio de un ser viviente en el mundo físico; sin que sean conscientes de la existencia el uno del otro, ni se estorben en sus movimientos. El estudiante ha de familiarizarse con este concepto fundamental, pues si no lo entiende con toda claridad, no le será posible comprender un gran número de fenómenos astrales.

El principio de interpenetración permite comprender claramente el hecho de que los diferentes planos de la Naturaleza no estén separados en espacio, sino que existen a nuestro alrededor en este preciso momento, de modo que para percibirlos e investigarlos no es necesario moverse en el espacio, sino únicamente desarrollar en nosotros los sentidos por medio de los cuales podremos percibirlos. De modo que el mundo o plano astral es una condición de la naturaleza y no una localidad

Así como es preciso que el cuerpo físico contenga en su constitución materia física de todas condiciones, sólida, líquida, gaseosa, y etérica, es igualmente indispensable que el cuerpo astral contenga partículas de los siete subplanos astrales, aunque naturalmente, las proporciones varían grandemente en diferentes casos. Ahora bien, como el cuerpo astral del hombre está compuesto de materia de los siete grados, puede experimentar todas las variedades de deseos, emociones y sentimientos posibles, tanto los más elevados como los más bajos.

El triple cuerpo color

Esta capacidad peculiar de responder de la materia astral permite al cuerpo astral servir de envoltura, mediante la cual el Ego puede obtener experiencia a base de sensaciones. Además de la materia astral ordinaria, entra en la composición del cuerpo astral humano lo que se conoce como Tercer Reino Elemental, o simplemente Esencia Elemental del plano astral, la cual forma lo que se llama el “Elemental-Deseo”, del cual nos ocuparemos más extensamente.

La esencia elemental astral consiste en materia de los seis subplanos inferiores del plano astral, vivificada por la Segunda Emanación de la Segunda Persona de la Trinidad. La materia astral del subplano más elevado o atómico es conocida como Esencia Monádica. En un hombre falto de desarrollo, el cuerpo astral es una masa de materia astral vagamente delineada, nebulosa y mal organizada, en la cual predominan las substancias de los grados más bajos; es tosco, de color oscuro y denso; con frecuencia tan denso que borra casi el delineamiento del cuerpo físico; así puede responder al estímulo de las pasiones y apetitos.

Sentimientos intensos producen un aura extensa. Cabe decir aquí que la dilatación del aura es uno de los requisitos para la Iniciación; pues las “Cualidades” han de ser visibles en ella. El aura se dilata naturalmente a cada Iniciación. Se dice que el aura del Buda tiene un radio de más de tres millas.

COLORES

7B3Para la visión clarividente, una de las principales características del cuerpo astral está en los colores que constantemente aparecen en él, los cuales corresponden y son la expresión, en materia astral, de sentimientos, pasiones y emociones. En cada uno de los planos más elevados de la naturaleza existen todos los colores conocidos y muchos que en la actualidad no se conocen; pero a medida que nos elevamos de uno al otro aparecen más delicados y más luminosos, de manera que podemos decir que son octavas más altas de color. Como no es posible representar en el papel los colores de octavas más altas, se ha de tener en cuenta este detalle al considerar los ejemplos dados a continuación. La siguiente es una lista de los colores principales y de las emociones de las cuales son expresión:

Negro: en nubes espesas: Odio y malicia

Rojo: destellos de rojo oscuro, usualmente sobre fondo negro: Cólera.

Una nube escarlata: Irritación.

Escarlata brillante: en el fondo corriente del aura: “Noble indignación”.

Rojo cárdeno y sanguíneo: indiscutiblemente, aunque no fácil de describir: Sensualidad.

Marrón-grisáceo: un marrón-gris opaco y oscuro: Egoísmo.

Marrón-rojizo: opaco, casi el color de herrumbre: Avaricia. Comúnmente dispuesto en franjas paralelas a través del cuerpo astral.

Marrón verdoso: iluminado por chispazos de rojo oscuro o escarlata: Celos. En el hombre ordinario hay comúnmente mucho de este color cuando está “enamorado”.

Gris: espeso, plomizo: Depresión. Como en el caso del marrón rojizo de la avaricia, el color gris está distribuido en franjas paralelas dando la impresión de una jaula.

Carmesí: opaco y pesado: Amor egoísta.

Color rosado: Amor desinteresado. Cuando el color es extraordinariamente brillante, matizado de lila: Amor espiritual por la humanidad.

Anaranjado: Orgullo o ambición. Con frecuencia con irritación.

Amarillo: Intelecto; varía del tinte profundo y opaco, pasando por oro brillante, a limón claro y luminoso o amarillo verdoso claro. El amarillo ocre opaco implica que la facultad va dirigida a fines egoístas. El amarillo índigo, indica tipo distintivamente elevado; amarillo verdoso claro, indica intelecto dedicado: a fines espirituales; oro, indica puro intelecto, dedicado a la filosofía o a las matemáticas.

Verde: En general varía mucho en su significado y es necesario estudiarlo para interpretarlo correctamente; en gran parte indica adaptabilidad. Gris-verde, de apariencia cenagosa: Engaño y astucia. Verde esmeralda: Versatilidad, ingenuidad, habilidad, aplicadas desinteresadamente. Azul-verde luminoso, pálido: Profunda simpatía y compasión, con el poder de perfecta adaptabilidad que sólo ellas pueden dar. Verde manzana brillante: parece acompañar siempre a una fuerte vitalidad.

Azul: Oscuro y limpio: Sentimiento religioso. Es propenso a estar matizado por otras cualidades tomando cualquier tono desde el índigo, o bello violeta profundo, hasta el gris-azul barro. Azul claro, tal como el ultramarino o cobalto: Devoción a una noble idea espiritual; el matiz violeta indica mezcla de afecto y de devoción. Lila-azul luminoso, acompañado usualmente de chispeantes estrellas doradas: La espiritualidad más elevada, con exaltadas aspiraciones espirituales.

Ultra-violeta: Desenvolvimiento más elevado y puro de las facultades psíquicas.

Ultra-rojo: Facultades psíquicas inferiores de uno que trabaja con formas malas y egoístas de magia.

El gozo se manifiesta en el resplandor y radiación generales, tanto del cuerpo mental como del astral, y en la ondulación peculiar de la superficie del cuerpo.

El amarillo del intelecto, el rosa de los afectos y el azul de la devoción se encuentran siempre en la parte superior del cuerpo astral; los colores del egoísmo, de la avaricia, del engaño y del odio están en la parte inferior; la masa del sentimiento sensual flota, usualmente, entre estas dos porciones.

De esto se deduce que, en el hombre sin desarrollo, la porción inferior del ovoide tiende a ser mayor que la superior, de manera que el cuerpo astral tiene la apariencia de un huevo con la parte más estrecha arriba. En el hombre más desarrollado ocurre lo contrario; la parte más estrecha está abajo.

El principio general es que las cualidades malignas o egoístas se expresen en vibraciones relativamente lentas de materia más grosera, mientras que las buenas y abnegadas se manifiesten en materia más fina.

Siendo esto así, por fortuna para nosotros, las buenas emociones persisten durante más tiempo que las malas; el efecto del intenso amor o de la devoción se mantienen en el cuerpo astral hasta mucho después de haber olvidado la ocasión que los causó.

cuerpovitaldiferente

FUNCIONES

Las funciones del cuerpo astral se pueden agrupar, en líneas generales, bajo tres divisiones, a saber:

1 – Hacer posibles las sensaciones.

2 – Actuar de puente entre la mente y la materia física.

3 – Actuar como vehículo independiente de conciencia y de acción.

***

Se describe a Kama, o deseo, como el reflejo, o aspecto inferior, de Atma o Voluntad; la distinción está en que Voluntad es auto-determinación, mientras el deseo es impulsado a la actividad por atracciones o repulsiones de objetos que nos rodean. Deseo es, de consiguiente, voluntad destronada, cautiva, la esclava de la materia.

Otra definición de Kama está muy bien expuesta por Ernesto Wood en su iluminador libro, “LOS SIETE RAYOS”, donde dice:

“Kama comprende todos los deseos. Deseo es el aspecto del amor dirigido hacia afuera, el amor a las cosas de los tres mundos; mientras que el amor propiamente es amor a la vida, amor a lo divino, y pertenece al Ser Superior o vuelto hacia el interior”.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. ovidio gerardo espinoza velarde dice:

    Muy interesante debido a que la psicología fisica genera una comprensión de los fenomenos psicosociales desde el enfoque descrito.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s