Errores de traducción

Estaba en casa, pero afuera.

Una voz anunciaba un recorrido gratuito, era como si quisieran mostrarnos una tarde que había quedado suspendida. Entre.

Nada interesante, pensé. Los amplios pasillos me llevaban de una habitación a otra, cuando sin querer me acerque a una ventana. Ahí estaba ella, intangible. Su presencia era real, pero como estaba escondida en el borde de cada objeto, simplemente no la vi. La invadí. Fue mi culpa.

Al verme se lanzó hacia mí, sujeto mis tobillos y me hizo caer al suelo. Su violencia ardía, y su risa me paralizaba. Yo estaba a punto de ceder, mis gritos se apagaron involuntariamente. Pero había afuera había alguien que me esperaba, y su recuerdo -como promesa- me otorgo el movimiento necesario para correr.

Salí por la puerta principal y nadie me recibió. Desesperada busque a “la que es fuerte y sabia”, pero aún no era el momento de verla.

Mi madre siempre me dijo que no debía entrar sola al agua porque es peligroso.

¡Y ahí estaba ella ahora! Nadando en una amplia piscina, al verme se acercó a la orilla y me dijo: “Ven, entra, yo te cuido”. Pero no pude, el agua no estaba limpia y el fondo se encontraba repleto de algas, quise vomitar. Ella preocupada por mi repulsión, salió del agua y me llevo a dar un paseo, yo le conté todo, y le pedí que me ayudara a encontrar a quien andaba buscando.

Mientras caminábamos, me di cuenta de que estaba sola y, que nunca había salido de aquella habitación, y que seguía de pie en el mismo lugar, solo que ahora se encontraba vacío; ningún objeto, ninguna presencia.

Tuve miedo de que volviera a aparecer de la nada, así que me volví un mirar constante. Entonces observé un pequeño detalle que estaba pasando por alto: una de esas paredes estaba cubriéndose de moho… Y sentí pena.

Por un momento, mi conmoción fue tanta que mi pecho quiso estallar.

-Lo siento- es lo que hubiera querido decirle.

Pero afuera y a lo lejos la vi. “La que es fuerte y sabia” estaba esperándome montada en un caballito de juguete.

No podía quedarme.

Y salí.

Eran las 4:36 am.


 

Di NO al plagio, si te gustó comparte!

Anuncios

2 comentarios sobre “Errores de traducción

  1. Esto es lo mejor humano y sincero de lo que he leido en este blog felicidades a quien lo escribio un cuerpo astral y dividido multiple para alcanzar ciertas dimensiones de las veinticuatro horas cotidiana y lejos de la rutina ante ese pensamiento activo de control del sentido !

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s