Anagnórisis

I

Lo cierto es que he tenido la voluntad de encarnar, de individualizarme, pero siempre estaré contigo. No lo recuerdo porque he bebido de las aguas del Lete. Pero lo presiento.

El silencio se ha vuelto olímpico.

Espero,

Te voy a contar un secreto:

He experimentado el plano mental, y adquirí conciencia del pensamiento.

Comprendí que al principio fue el Caos, y segundo en nacimiento el Eros divino, por qué, quién más daría forma a la Creación.

Un poco después recuerdo ver algo parecido a una luz, ¿será una chispa? Me pregunte.

Esta, se presiente dual, pero aún no estaba segura. La buena noticia es que he tenido mucho campo para explorar.

Así que continue.

Y una noche, la luna se reflejó en aguas tan profundas que nuestra mirada no alcanzaría a penetrar lo que en su fondo nace.

¡Oh vientos, qué viento puede ser tan ligero como su peso! Dirá Pound en un canto a Psique.

II

Pero ¡Silencio! Ha nacido el hombre, lo veo andar con paso firme y decidido. Se ha integrado. Es fuerte y solar.

Seguí entonces mi camino, con la voluntad que me corresponde.

Entonces, sólo entonces, apareció el deseo purificar y de cuidar la materia. Nada externo debe corromper nuestro templo porque se presiente sagrado.

Emprendí mi camino y al andar ¡vaya sorpresa! No estamos solos, he encontrado al Otro. Y una voz me dice que lo necesito.

Lo observo.

Deberé ser cuidadosa porque con cada interacción genero deudas. Tengo que entender al Otro.

Pero, el Otro es muy complicado está lleno

de miedo,

culpa,

y rabia.

Resistiendo entre tanta soledad.

¿Será por eso que se comporta así?

Y, si ese no es mi problema

¿Por qué me duele?

¿Por qué ya no es la luna la que se refleja en esas aguas oscuras?

¿Por qué es mi rostro el que veo?

Oh Bella Psique me invitas a descender en ese reflejo. Así será.

No hay nada más arriesgado que respirar, dicen.

Oscuridad y silencio.

III

¡He vuelto!

Y tengo algo que anunciar: existe un amor invisible y compasivo.

Me ha susurrado algo sobre nuestro destino, y lo creo porque he conocido la Fe, así que buscaré sin descanso

el Bien,

la Verdad

y  la Belleza.

¡Pero esto ha de compartirse! Esta alegría no ha de ser solo mía.

Tendré que encontrar la manera de crear la condición debida para que cada ser vivo lo experimente también.

Pero, detente ¡Oh Inspiración no corras tan rápido!

Vas de un lado a otro abrazando todo lo que te rodea. Y aún tienes que continuar. No te agites que ya falta poco -me dijo- Sigue esa vereda, pasarás puentes y ríos. Atrás se escucharán los cantos a la Diosa.

Ahora entraras al Inframundo, región de la que mortal alguno no sale jamás.

[…]

¡Silencio! He celebrado los misterios que no se pueden contar.

¡Felices aquellos hombres que los hayan conocido! Decía Homero.

[…]

Pero aun no he terminado y el trabajo continua.

Porque nuestro destino no es personal sino colectivo.

Veo una multitud que agoniza. Tengo algunas ideas que podrán ayudar, no desistiré. Enfocaré mi pensamiento en el Bien común.

[…]

Y así fue hecho.

Pero no puede terminar así.

Se siente frío.

Todo está funcionando pero aún se siente vació.

Así que seguí caminando, y me encontré cansada y sedienta.

¿Donde estas?

[…]

¡Todo ha disolverse! ¡Todo ha de restaurarse!

Es la voz del místico,

la voz que clama en el desierto.

Guarde silencio, y entonces te ví.

Ese pequeño jardín de moho cual paraíso perdido e intocable, aquel frasco con luciérnagas muertas, esa mañana oscura y suspendida, el sonido de esa flauta que no volví a escuchar. El éxtasis dionisíaco y todas mis visiones. La advertencia respetuosa de la serpiente que detuvo mi mano y aquella flor que me dijo: No todavía.

Tu risa.

Todo.

No, no ha existido nunca la distancia o separación, nunca fue dual, nunca hemos estado lejos.

Porque todo lo abarcas sin fragmentarte.

Y ya no necesito la voz del místico

porque me basta lo cotidiano para encontrarte.

Ahora lo entiendo.

Anagnórisis.


Por: Uróboros

Di NO al plagio, si te gustó comparte!

Anuncios

3 comentarios sobre “Anagnórisis

  1. Interesante escrito.

    A mí también me parece que el universo en su estado de cosmos (orden) se genera a partir de uno u otro vector espontáneo de deseo. De hecho, según Blavatsky y otros, se trataría del misterio primordial de la Existencia; el misterio más insondable de todos. Lo que desconozco es si, una vez en ese ámbito, se trataría de un deseo “erótico” o incluso “sexual” pero las más antiguas tradiciones mitológicas del planeta parecen apuntar hacia esa tesis, con sus representaciones de falos y vulvas a base de lingams y ionis.

    En aras a resolver a ese respecto solo nos queda tratar de seguir recordando.

    Le gusta a 1 persona

    1. Creo que esto del lingams y ionis, es más como la representación humana a un concepto que se nos escapa. La GENERACIÓN. Cuando vemos que esta expansión de la que se habla en física, no es más que el principio de generación, tenemos que darle un sentido que el hombre sea capaz de entender; ya que es más que obvio que todo lo que existe en el planeta es producto de la fecundación. A mi punto de vista por eso son tan repetitivos estos conceptos ligados al “sexo”.
      Pero lo que yo entiendo es que lo estamos explicando a partir de nuestro estado de conciencia, condicionado por el plano en el que nos encontramos.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s